RSS Feed

11 sept. 2011

CUANDO FUIMOS ALGUIEN.

Cuando fuimos alguien
los pinceles era esperanza
y sus pinceladas certeras
como la bala
en la sien del poeta.

Cuando fuimos alguien,
nos embadurnábamos de óleo
y nos sabía a gloria
pues las madrugadas nos bendecian.

Cuando fuimos alguien
volamos más alto que nadie
y las caidas eran la inspiración
para recontruir la eternidad
y seguir siendo inmortal.

Cuando fuimos alguien,
alguien nos debería haber advertido
de que todo termina;
-quizá no desearíamos haber sido-